Cómo afectan los cambios en nombres de calles a la papelería comercial de las empresas
imprimir tarjetas visita

Veintisiete calles de Madrid, doce en Valladolid, otro buen número en Alicante… y así prácticamente todo el territorio nacional se dispone a cambiar el nombre de las calles al amparo de la Ley de la Memoria Histórica.

Curiosa ley de memoria es esta que se basa en el olvido, pero es cierto que otorgar el nombre de una calle a alguien es algo que ha de basarse en los méritos y el cariño popular y parece que mantener ciertos nombres, asociados a un régimen anterior, no es lo más adecuado.

Los inconvenientes

Pero desprendernos del pasado no está exento de ciertos inconvenientes. Empezando por el apego que mucha gente le tiene al nombre de su calle, independientemente de lo que pueda representar el personaje o no, y terminando por la cantidad de gestiones que, bien como empresa, bien como particular, habrás de realizar si te ha tocado uno de estos cambios.

Como particular, la mayoría de los trámites serán automáticos y solo tendrás que preocuparte de cambiar los datos en tus documentos identificativos como el DNI, pasaporte o carné de conducir.

Los cambios en las facturas de suministros, hacienda, seguridad social y otros, se harán de forma automática y tampoco tendrás que preocuparte mucho por el correo que seguirá llegando con regularidad pese al cambio.

Los cambios en la empresa

Otra cosa es cómo afecta a las empresas y comercios. Si bien es cierto que también para ellas hay muchos cambios que se reflejan de forma automática, no es menos cierto que la identidad de una empresa y sus relaciones es algo mucho más impersonal y que mantener sus datos de ubicación perfectamente definidos es algo imprescindible.

Este cambio en la denominación de una calle supondrá, de forma inmediata, la necesidad de rehacer o recomponer todas las señas de localización de la misma, desde la papelería administrativa y comercial, hasta los datos que aparecen en nuestra web, pasando por los diseños de anuncios en medios impresos, fotografías y catálogos o incluso el diseño de logotipos si estos incluían la dirección en la composición.

Papel de cartas, membretes de sobres, tarjetas… todo quedará desfasado de la noche a la mañana. ¿Qué podemos hacer para minimizar este daño? Los comerciantes y empresarios de Logroño ya intentaron que el ayuntamiento se hiciese cargo, sin resultados.

Algunos consejos

Imprimir tarjetas de visita

Imprimir tarjetas de visita es la primera medida, ya que supone una forma fácil e inmediata de comunicar los cambios.

Encargar un sello

Si no queremos desprendernos de toda la papelería que tenemos, será conveniente disponer de un sello diseñado para comunicar el cambio de nombre de la calle. Este sello lo podemos emplear como un aviso claro, tanto en el papel de carta como en los datos de remitente de los sobres.

Disponer de etiquetas adhesivas

Otra buena solución que cumple el mismo efecto que la anterior, pero con la ventaja de que lo puedes aplicar en papeles satinados sin que la tinta se desplace. Es lo mejor para aprovechar flyers, catálogos y carpetas.

Aprovechar para rediseñar la papelería

Esta será la mejor opción si no conservas grandes cantidades, puedes reciclarlas o ir empleándolas como segundas hojas y similar.

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies