Cómo mejorar tu resistencia en el deporte
resistencia-deporte

Muchos somos los que nos hemos apuntado al carro del deporte en estos últimos años. Cada vez es más común ver gente, incluso jubilada, que sale a practicar algún deporte de forma regular para mejorar su estado físico. Esto es un gran avance para la salud de nuestra sociedad, que cada día está más concienciada de que el deporte es algo indispensable en nuestro día a día.

La actividad física ayuda a quemar la grasa extra de nuestro cuerpo y a mejorar nuestro sistema cardiorrespiratorio, en concreto la microcirculación, fase final de la circulación que se encarga del abastecimiento de oxígeno y nutrientes. Asimismo ayuda a eliminar los desechos del metabolismo.

Pero el ser humano es ambicioso y muy pocos nos conformamos con realizar ejercicio para mantenernos, pues nos pica el gusanillo competitivo y deseamos mejorar deportivamente para satisfacer nuestro ego. Pero hay que entrenar duro para poder llegar a competir, asunto sobre el que en este post queremos darte unos consejos.

Técnicas para mejorar el rendimiento deportivo

Antes que nada, si vamos a empezar a aumentar la intensidad de nuestros entrenamientos deberíamos ponernos en manos de un especialista y hacernos un chequeo para evitar sustos. Una vez que tengamos clara nuestra situación hay que saber que para mejorar tendremos que aumentar tanto la resistencia aeróbica como la anaeróbica.

La resistencia es la capacidad del cuerpo de aguantar determinada actividad física y la de recuperarse de esta lo más rápidamente posible, y como hemos señalado antes, hay dos tipos de resistencia que deben entrenarse por igual para mejorar el rendimiento.

Resistencia aeróbica

La resistencia aeróbica es la capacidad de resistir durante el máximo tiempo posible una actividad física a intensidad media o baja, y en ella interviene la mayor parte del organismo.

Los beneficios son muchos, ya que además de mejorar nuestro rendimiento deportivo, una buena resistencia aeróbica elimina la fatiga del día a día y reduce al máximo los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para mejorar nuestra resistencia aeróbica el secreto es realizar ejercicios a una intensidad que nos permita aguantar más de una hora pero sin llegar a las tres horas, ya que podríamos acabar agotados. Puede ser correr, nadar, montar en bicicleta… incluso desde casa.

Resistencia anaeróbica

La resistencia anaeróbica, en cambio, es la capacidad de nuestro cuerpo de aguantar un ejercicio de máxima intensidad durante períodos breves de tiempo. Se denomina así porque la actividad termina por hacer que te quedes sin oxígeno debido a la exigencia del esfuerzo realizado. Este tipo de resistencia es la clave para mejorar y rendir en el deporte, ya que fortalece todos los músculos implicados en la actividad y nos entrena para situaciones de falta de oxígeno. Pero puede ser peligroso abusar de estos entrenamientos, por lo que se recomienda precaución.

La manera más sencilla de mejorar esta resistencia es sometiendo al cuerpo a ejercicios de alta intensidad intercalados con periodos de descanso o de intensidad moderada.

Mejorando estos dos tipos de resistencia, notarás una gran mejoría en tu rendimiento deportivo. ¡Suerte!

About

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR