Desvío de unos 31 millones en obras del AVE en Barcelona

La última investigación llevada a cabo por un juzgado de la ciudad de Barcelona frente a los ex altos cargos de Adif, acusados de elevar de forma injustificada el presupuesto de diferentes obras llevadas a cabo por el AVE de Barcelona, ha destapado por sorpresa un desvío de nada más y nada menos que de 31 millones de euros.

El encargado de abrir la investigación fue el juzgado número 9 de Barcelona, que tiene actualmente a dos ex responsables de ADIF imputados por corrupción. Se trata de un ingeniero, un jefe de obras de la compañía y un representante de la famosa empresa CORSAN, que la que mantiene la concesión por las obras.

La investigación ha permitido acceder a diferentes datos que han permitido comprobar que los 6 millones que se pensaban que habían sido desviados, en realidad eran 31, ahí es nada. Estos datos incluyen además un sobrecoste no justificado en las famosas obras del AVE, que ya estaban bajo sospecha.

Frente a esta situación, la fiscalía anticorrupción llevada nada más y nada menos que seis meses siguiendo varias pistas en relación a este caso. Se tenía la sospecha de que diferentes implicados alteraron en diversas ocasiones las mediciones técnicos de los trabajos en las obras del AVE Barcelona – Madrid, y ahora se ha podido comprobar que las certificaciones oficiales de la obra fueron falsificadas, camuflando así el desvío en la certificación final.

La respuesta de Anticorrupción

La respuesta de Anticorrupción no se hizo esperar demasiado, que tal como ha informado a los medios, estima que los detenidos llevaron a cabo un sobreprecio que beneficiaba ampliamente a la empresa Corsan. Parte de ese sobreprecio se ha comprobado que fue a parar a algunos de los ex altos cargos de ADIF.

Las cinco personas acusadas quisieron alegar que ese sobrecoste apareció debido a los diferentes flecos que faltaban por confirmar en relación a unas obras que se habían llevado a cabo y que en ese momento no habían cobrado, ya que se estaban ultimando los detalles.

Lo cierto es que en marzo de 2008, se ha comprobado que la empresa CORSAN se hizo con las obras del AVE sin someterse a votación, con un importe que llegaba a los 98,6 millones de euros, mientras que el presupuesto real era de 67,9 millones.

Los imputados también quisieron comentar que en el año 2011 se acordó la modificación para conseguir aumentar el presupuesto en un total de 13 millones, una cifra que se mantenía dentro del margen legal.

Pero lo cierto es que finalmente el presupuesto se incrementó otros 6 millones de euros, que era la cantidad que en un momento se pensaba que se había falsificado.

Y aunque todavía no se ha podido comprobar al 100%, todo parece indicar que a cambio de este sobrecoste, Jaime García, el que fuera el fiscal por aquel entonces, disfrutó de unas vacaciones en Aspen completamente pagadas. Habrá que esperar a ver como acaba la situación.

About

Categories: Notícias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR