El McLaren arranca la primera sonrisa a Fernando Alons

Parece que Fernando Alonso vuelve a sonreír, y así lo reconoció el mismo una vez cruzó los tornos de entrada al prestigioso circuito de Sochi, tanto, que dijo que ni siquiera necesitaba tomar analgésicos para aliviar el dolor y conseguir subirse a su monoplaza McLaren.

Hasta ahora los fármacos y los medicamentos eran totalmente necesarios para poder rebajar los fuertes dolores que ya venía arrastrando desde la carrera de Australia, que hay que recordar que fue la primera carrera del mundial, y que se mantuvieron hasta poco antes de que llegasen los entrenamientos en el circuito ruso.

Aun así, el piloto asturiano también reconoció que se lo pensó varias veces antes de subirse al McLaren sin tomar los medicamentos, más aun si tenemos en cuenta que el circuito de Sochi es uno de los más rápidos de todo el mundial y que el monoplaza de Alonso todavía no está en perfecto estado, lo que significaba que tenía muchas posibilidades de sufrir dolores durante la carrera.

Pero las sensaciones fueron buenas y así lo fueron, ya que después de mucho tiempo el asturiano consiguió terminar la carrera incluyendo unos cuantos puntos en su marcador. El piloto volvía a sonreír y volvía a tener motivos para motivarse y pensar en el futuro, algo que parecía impensable hace poco más de un mes.

La suerte estuvo de su cara desde el comienzo de la carrera, y es que Alonso pudo escapar del fuerte accidente sufrido por el piloto alemán de Ferrari (también su sustituto en la escudería italiana) Sebastian Vettel, que paró la prueba en las primeras curvas de la carrera.

Un Alonso rejuvenecido

Ni el accidente de Vettel ni las complicaciones que sufrió durante la carrera, como la fallida estrategia que siguió el coche de seguridad sobre la pista o el cambio de gomas al ir a entrar a boxes consiguieron frenar a Alonso, sino todo lo contrario. Parecía un Alonso rejuvenecido que había recuperado la ilusión y las ganas de hacer algo grande de nuevo.

La prueba es que antes de llegar nada más y nada menos que a la cuarta curva, Fernando Alonso había conseguido pasar de la posición número 14 hasta la octava, con una espectacular arrancada que nos recordó a sus mejores tiempos en Renault como campeón del mundo. De hecho, el accidente entre Vettel y Kvyat se puede decir que le vino bien.

Fue todo un regalo y evidentemente no lo desaprovechó. Le sirvió para hacerse más fuerte y para luchar como hacía mucho tiempo que no lo hacía. Ya no ocurrió lo mismo que el año pasado, que siempre que hacía una buena salida después se topaba con una infinidad de problemas.

La única nota negativa es que Alonso no consiguió frenar al piloto inglés de Mercedes Lewis Hamilton, que iba desbocado y que consiguió adelantar al piloto asturiano sin demasiadas complicaciones. Está un nivel superior el inglés. Habrá que esperar a ver si esto ha sido un espejismo o si realmente se confirma la mejoría de Alonso.

About

Categories: Notícias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies